dios le da religión a quien no tiene conocimiento

Hacer PDF de este producto.

Bien conocido es que la sociedad de norteamérica es de enorme manera diversa, muy complicada y que está llena de contradicciones. Últimamente, por poner un ejemplo, y con motivo del inefable y folclórico National Prayer Breakfast (Desayuno nacional de oración, algo inequívocamente americano), el pasado 9 de febrero, los medios liberales, de orientación política demócrata, tal como los sitios de Internet y comunidades de librepensadores, pusieron el grito en el cielo frente a las afirmaciones del presidente Donald Trump encomiando la tradición religiosa estadounidense: «La fe es central en la vida estadounidense y para la independencia».

Otros géneros de conocimiento

Otras maneras de conocimiento son las próximas:

  • Conocimiento científico. Aparece de la app del procedimiento científico en las hipótesis que brotan de la observación de la verdad. Estas hipótesis tienen que probarse a través de ensayos y, en último término, señalan a conocer las leyes que rigen el cosmos.
  • Conocimiento empírico. Puede conseguirse a través de la experiencia directa, la reiteración o la participación. No necesita una aproximación a lo abstracto, sino aparece de las cosas mismas.
  • Conocimiento filosófico. Procede del pensamiento humano, en abstracto, al usar múltiples métodos lógicos o de razonamiento formal. No en todos los casos se desprende de forma directa de la verdad, sino más bien de la representación imaginaria de lo real.
  • Conocimiento deducible. Se consigue sin que permanezca un razonamiento formal, de manera rápida y también inconsciente. Frecuentemente es fruto de procesos incomprensibles.

Qué tenemos la posibilidad de entender sobre Dios

Durante los siglos se ha debatido bastante sobre la presencia de Dios con razonamientos a favor y en contra. La contrariedad es que «Dios» no es una situación tan aparente como el Sol ni tan visible como que 2 y 2 son 4. Tampoco puede probarse a nivel científico su no vida. De ahí que el ateísmo componente va cediendo el paso a un agnosticismo sensato. Frente a la oportunidad de que sí permanezca Dios, los agnósticos confiesan que nada tenemos la posibilidad de comprender de Él. En cambio, los fieles apostamos en pos de Su vida y lo tenemos en cuenta una parte clave con la que todo el cosmos consigue su pleno sentido. En la balanza de pruebas y objeciones cada uno de ellos la hace inclinar con una resolución libre de su intención.

En el momento en que el pensador Henri Bergson visitó ‘Abdu’l-Bahá en París, le expuso este caso de ejemplo:

Deja un comentario