diálogo entre las grandes religiones de la humanidad alberto ramirez

El archivo de la Comisión Vaticana para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo del diez de diciembre de 2015 –50 años tras la declaración conciliar Nostra aetate– ofrece «una reflexión católica sobre cuestiones teológicas recientes», fruto del trabajo efectuado de años a lo largo del pontificado de Benedicto XVI y tras el Papa Francisco. El artículo sintetiza el sendero del servicio pastoral y del diálogo católico judío a lo largo de medio siglo, mentando los pasos mucho más esenciales adoptados por los pontífices en las relaciones con el pueblo de Israel. El archivo asegura que «la figura de Jesús es el elemento clave», tal como que «para nuestra autocomprensión, los cristianos tienen como referencia el judaísmo», puesto que la fe de los judíos «no es para los cristianos otra religión , sino más bien el fundamento de exactamente la misma fe». Sobre este punto tiene relación a la enseñanza papal: «Las dos tradiciones de fe tienen como fundamento el único Dios, el Dios de la Coalición, que revela a los hombres mediante su Palabra. En pos de una actitud adecuada hacia Dios, los cristianos miran a Cristo como fuente de novedosa vida, y los judíos a la enseñanza de la Torá» (Francisco, 30/06/2015).

Judaísmo y cristianismo, por consiguiente, «son 2 formas en las que el pueblo de Dios tienen la posibilidad de llevar a cabo propias las Sagradas Escrituras de Israel», pero «no hay 2 caminos distintas que conducen a la salvación», siendo única la Palabra de Dios apuntada a toda la raza humana. Partiendo de las coaliciones divinas con Noé, Abraham, Moisés y Jesús, se asegura que hay una «única historia de la coalición de Dios con la raza humana», donde se introduce la coalición «jamás anulada» con Israel . De qué manera se puede conciliar esta afirmación con la universalidad de la salvación en Jesucristo todavía es en el archivo entre las cuestiones abiertas que «necesitan una ulterior reflexión teológica». El capítulo final muestra los objetivos del diálogo con el judaísmo: los estudios bíblicos y teológicos, la capacitación y la educación, el deber con la justicia y la paz particularmente en Israel, la pelea contra el antisemitismo y la colaboración por calmar la pobreza y el padecimiento humanos para estar juntos «una bendición para el planeta».

Deja un comentario