desde cuando cree el hombre y surgen las religiones

La religión muestra una sucesión de especificaciones que, en su grupo, la distinguen de otros sistemas de opiniones (como la filosofía o la política). Estas especificaciones son:

  • La creencia en la presencia de algo sagrado. Por poner un ejemplo, dioses u otros seres sobrenaturales.
  • La distinción entre elementos y espacios sagrados (la imagen de una divinidad, un templo) y elementos y espacios profanos.
  • La realización de actos rituales centrados en elementos y espacios sagrados. Por poner un ejemplo, frases, liturgias.
  • La presencia de un código ética que se considera origen sagrado o sobrehumano. Por poner un ejemplo, los Diez Mandamientos.
  • La existencia de sentimientos y reacciones habituales, socias al contacto con los espacios y elementos sagrados y los rituales centrados en ellos o en seres sobrenaturales. Por servirnos de un ejemplo, sorpresa, adoración, culpa, miedo reverencial.
  • La utilización de distintas maneras de comunicación con lo sobrehumano. Por servirnos de un ejemplo, frases, sacrificios, danzas rituales.
  • Una cosmovisión que incluye una explicación sobre el sitio que el hombre y el resto de la naturaleza llenan en el planeta, la relación entre ellos y el propósito general de la presencia. Por poner un ejemplo, la iniciativa de todo el mundo como creación divina y del humano como centro de creación.
  • Una organización de la vida fundamentada en esta visión de todo el mundo. Por servirnos de un ejemplo, la iniciativa, común a muchas religiones, de que la presencia de cada sujeto fué cierta por un dios desde la eternidad.
  • La capacitación de un conjunto popular unido por y hacia las opiniones compartidas. Por poner un ejemplo, la Iglesia católica o todas las distintas iglesias protestantes.

La identidad religiosa y el deber cambian según con el conjunto espiritual al que se forma parte. Los católicos son en la mayoría de los casos fieles por tradición (47.3%); en cambio, bíblicos y evangélicos son eminentemente fieles por convicción (61.5% y 49.8%, respectivamente). Estos aspectos tienen la posibilidad de tener relaciones con el carácter longevo y mayoritario de la adscripción católica, hacia la intensidad de la religiosidad de las primeras generaciones de conversos. No obstante, llama la atención que la categoría de «fiel a su forma» no solo esté que se encuentra en la religión católica, sino más bien asimismo entre evangélicos y bíblicos, entre aquéllos que tenemos la posibilidad de distinguir tendencias hacia la autonomización religiosa antes solo reconocidas entre los católicos. Por su lado, la gente sin religión no tienen una identidad tan definida como el resto conjuntos, ni son todos ellos personas no religiosas, puesto que entre ellos sobran los fieles. Dado que dentro de los sin religión se identifiquen como fieles a su forma (17%) y como espiritual sin iglesia (18%) asegura que entre los no afiliados se practican espiritualidades desinstitucionalizadas, y que no es una categoría que solo abriga los ateos (11.9%) y no practicantes (15.5%). En esta categoría se identifican pluralidad de formas personalizadas y no institucionalizadas de entrenar espiritualidades distintas.

¿De qué manera se identifica primordialmente en términos religiosos?

Deja un comentario