da igual cómo piensas y de qué religion seas

Es posible que la vida te haya puesto demasiadas piedras en el sendero, que en ocasiones sientas que no puedes mucho más y las noches se hagan eternas dando vueltas en cama. Sé que no es moco de pavo, prácticamente jamás de todos modos. Habitamos una subida incesante que pocas veces nos tiende la mano para asistirnos a subir, pero eso no impide que lo hagas, que prosigas continuando a tu ritmo incesante con rumbo a un futuro que sabes te va a hacer feliz.

Síndrome del fanatismo

El fanatismo es un término que acostumbra llevar “apellido”. Charlamos de «fanatismo espiritual», «fanatismo racial», «fanatismo político», etcétera. Comunmente identificamos el fanatismo con manifestaciones de crueldad. Pero esto no en todos los casos es de este modo: fanatismo es asimismo la causa de los chillidos y los lloros de los jovenes en presencia de sus ídolos musicales, por poner un ejemplo.

El fanatismo es esencialmente un ahorro de energía sicológica, esto es, de ahorro de las experiencias que generan las inquietudes. Un individuo que experimenta inquietudes en una situación cierta está en la necesidad de efectuar una elaboración complicada: debe buscar las distintas opciones, estudiarlas, ponderarlas, calcular los componentes que tienen la posibilidad de intervenir, ver el inconveniente desde diversos puntos de vista, calcular sus opciones de éxito/fracaso… A lo largo de este desarrollo el psiquismo trabaja bastante, se experimenta una sensación de inseguridad, las acciones son mucho más lentas y la indecisión genera cierto temor (al fracaso, al fallo, a las secuelas, etcétera.).

Consejos para hacer una encuesta sobre religión

  • Justifica tu necesidad de información: Ya que realizar una pregunta sobre religión puede ser de naturaleza personal, un estudioso debe cerciorarse de que puede justificar por qué razón es requisito conseguir esta información. Un pequeño parágrafo que ilustre por qué razón se precisa puede lograr que el encuestado se sienta cómodo, admitiendo contestar a el interrogante y acrecentar las tasas de contestación de una encuesta.
  • Entender el corte popular: En el momento en que a un sujeto se le hacen cuestiones que le dejan a la multitud juzgarle, singularmente por causas morales, escogerá contestar a el interrogante de qué forma la sociedad le ha enseñado , en vez de fundamentarse en hechos reales. En un caso así, el estudioso precisa cotejar los datos con cualquier punto de referencia que esté libre para saber la precisión de los datos recogidos.
  • No es una pregunta obligatoria: Al integrar en una encuesta de religión una pregunta sobre las opiniones religiosas de un sujeto, el dueño de la encuesta debe tener en consideración que puede omitir el interrogante, si no se siente cómodo.

Deja un comentario