cuando se establecio como religion del puenlo romano el cristianismo

Los emperadores Licini y Constantino en asambleas festejadas en Milán en el mes de febrero del 313 establecen que “a todos y cada uno de los súbditos, incluidos de manera expresa los cristianos, se les autoriza a proseguir libremente la religión que mejor les pareciese”. Se superaba el decreto con el que Galeri unos años antes aceptaba a los cristianos.

Este año festejamos el décimo séptimo aniversario del decreto por el que los cristianos lograron vivir, sin parar de ser cristianos. Los emperadores Licini y Constantino daban este “Edicto de Milán”, uno para Oriente y otro para Occidente, y con él, los cristianos irían ascendiendo la escalera de los cargos en el Imperio. En verdad, uno de exactamente los mismos emperadores que concedieron el decreto al que hablamos, terminó siendo católico y concediendo a la Iglesia tantas donaciones que serían los cimientos del poder temporal que pasados ​​los años tendría la Iglesia. Su madre que figura entre los beatos, santa Elena, sería una de la gente que ejercerían su influjo a fin de que pasados ​​unos años, la religión que fue perseguida en un intento de ahogarla en sangre, acabara siendo la única opción religiosa que daban a sus súbditos los propios emperadores: nos nos encontramos refiriendo al decreto Cunctos Populos con el que el emperador Teodosio declaraba a la Iglesia Católica la única religión que podía seguirse en los dominios del imperio. En tres siglos se había pasado de ser una religión condenada, a ser la única apoyada desde nuestro poder civil, hasta el punto de quedar prohibidas el resto.

NUEVO SISTEMA, VIEJAS COSTUMBRES

Diocleciano se sentó en el trono en el año 284 hasta el 305. Pese a comenzar su gobierno unos años previo al siglo IV (al final de cuenta ción temporal artificial), nos importa por el hecho de que fue un vanguardista en la creación de un nuevo servicio político: la Tetrarquía. Supuso la vuelta de la colegialidad al poder, esto es, que el poder era redistribuido, entre 4 figuras primordiales: 2 individuos con título de César y 2 de Augustos. Aun dentro suyo había jerarquías, puesto que el primordial poseedor de la garantía del sistema era el Senior Augustus (Bravo, 1998: 101). Habían pasado por un largo periodo de guerras internas y hallaron en esta medida orquestada por Diocleciano una solución que aportase seguridad.

Bien, ya que, ¿qué deseamos decir con esta información?

Deja un comentario