cuales eran los rituales religiosos de la religion mesopotamica

En entradas precedentes vimos de qué forma en el viejo Egipto había una sucesión de complicadas liturgias destinadas a la animación o activación de la imagen del difunto. El llamado «ritual de apertura de la boca» se encontraba designado exactamente a la vivificación de la escultura mortuoria para transformarse en un genuino receptáculo para las deidades u otras manifestaciones de orden divino.

En la civilización mesopotámica podemos encontrar prácticas muy similares que nos dejan continuar ahondando en esta especial forma de cargar de “presencias” las imágenes. Entre las liturgias mucho más increíbles en este sentido es la famosa como mīs pî o lavado de boca, donde la imagen divina es doblegada a un riguroso ceremonial a fin de que logre ser introducida en el templo. La maestra Irene Winter destacaba que a través de estos rituales “se animaba la manera material no como representación, sino más bien verdaderamente como manifestación de la presencia del sujeto representado. La imagen era de hecho empoderada por charlar, ver o accionar mediante los distintos canales culturalmente suscritos”1. Varios de los elementos que conforman este rito semejan aludir a un genuino nacimiento de la escultura de culto. En las tablas que describen su práctica, se utiliza de manera frecuente un lenguaje propio de la gestación y del nacimiento de un sujeto, e inclusive se puede suponer que el nombre de “lavado de la boca” derivaría del ademán de la comadrona de adecentar la boca del recién nacido y encender de esta forma la respiración fuera del útero2. Hay varias tablillas con distintas ediciones y variaciones, pero nos fijaremos en unos encuentros en el templo del dios Nabû situado en la localidad asiria de Nimrud3 .

Los santuarios de la religión en Mesopotamia

Como ahora he citado, cada localidad tenía un dios patrón a fin de que resguardara y bendijera a sus ciudadanos. Además de esto, esta localidad era considerada el sitio de vivienda de la divinidad (Marduk en Babilonia, por poner un ejemplo), que vivía en el templo. Varios reyes invertían considerable suma de dinero en efectuar trabajos para sostener, arreglar o embellecer la vivienda del dios o diosa pertinente.

Historia Vieja de Oriente Próximo

Santuarios y ritos

Los dioses vivían lejos de todo el mundo de los hombres. No obstante, radicaban asimismo en las esculturas que les habían sido dedicadas. A estas representaciones se las trataba como los propios dioses.

Como los soberanos mucho más poderosos solo podían habitar palacios, la palabra que destina el templo significaba sencillamente «casa». Los santuarios (los zigurat) eran las casa más especial, las mucho más preciosas y ricas que tengan la posibilidad de existir.

Bienes ocultos y también inmensos sepulcros

En las enormes urbes del extendido imperio de Mesopotamia, se tienen la posibilidad de localizar muestras de de qué forma la multitud correspondiente a la realeza, era sepultada en cúpulas que llegaban a contener una o mucho más habitaciones con excelentes contenidos. Un caso de muestra es la tumba de una reina que probablemente data de 2.500 antes de Cristo. Se halló un carro de madera adornado con un mosaico de piedras de colores y blanco perla, por ejemplo pertenencias importantes.

Se conoce que entre los ritos funerarios para los monarcas, existían tradiciones muy horripilantes entre aquéllos que tenemos la posibilidad de contar la práctica de ser sepultados adjuntado con sus fieles, por poner un ejemplo el “enorme foso la desaparición”. Es un lugar que está cubierto por tanques con burros y bueyes donde hay 74 víctimas, allí se ven soldados armados y entre ellos 4 mujeres y 68 músicos. Se considera que ellos ofrecieron su historia, en tanto que se encontraron rastros de muerte por intoxicación.

Deja un comentario