cual es la orden mas antigua de la religion catolica

Resumen ejecutivo

La constitución establece la independencia de religión y opiniones. Uno concordado con la Santa Sede destina el catolicismo de roma como religión oficial del estado y prolonga a la Iglesia Católica permisos destacables que no se dan a otros movimientos religiosos. Estos tienen dentro financiación para costos, incluyendo la administración y la construcción, salvedades de visa y exenciones de aranceles aduaneros. Ciertos integrantes de conjuntos no católicos afirmaron que no aprobaban la prioridad del gobierno por la Iglesia católica, la carencia de protección legal explícita para las iglesias alén de lo que disponía la constitución y el régimen de las iglesias no católicas como organizaciones no gubernativos (ONG ). Según representantes de conjuntos no católicos, un emprendimiento de ley para registrar y regular a las entidades religiosas, si se aprueba, podría achicar lo que caracterizaron como un trato dispar de los movimientos religiosos. El presidente Luis Abinader dividió los deberes del directivo de la oficina ejecutiva al cargo del alcance en la red social cristiana, con un directivo inspeccionando la llegada en la red social protestante evangélica y un segundo directivo inspeccionando la llegada en la Iglesia Católica .

¿Cuántos géneros de órdenes religiosas hay?

LOS HÁBITOS RELIGIOSOS DE LA NUEVA ESPAÑA.

¿Qué orden religiosa católica es la mucho más vieja?

¿Quién creó la Iglesia católica?

El apóstol San Pedro fue el principal creador de la Iglesia católica.

Según con la tradición católica, el principal creador de la Iglesia fue el apóstol Simón Pedro, el primero de los apóstoles de Jesús de Nazaret. Tras la desaparición del Mesías y la destrucción del Templo de Jerusalén por los romanos en el 70, el culto católico salió apartando de sus orígenes judaicos y se crearon los primeros centros de cristiandad.

Órdenes religiosas y evangelización

La Iglesia primitiva organizó su jerarquía eclesiástica fundamentada en tres estamentos: obispos, presbíteros y diáconos. La aparición de lo que se llamaría órdenes religiosas debería aguardar múltiples siglos mucho más. Esto ocurrió en el siglo IV, en el momento en que los eremitas se organizaron en comunidades administradas bajo una misma regla; o sea, bajo unos principios rectores que ordenaban la vida social y espiritualidad. Esta es la narración de san Benito de Nursia a fines del siglo V para Occidente. Bajo la regla «Ora te labora» (resa y trabaja) creó los benedictinos, que se formarían en entre los ejes intelectuales y culturales de la civilización occidental. En la Baja Edad Media, hacia el siglo XIII, había 2 géneros de clero: el monacal, que, como su nombre, lo señala, vivía en monasterios aplicados a la oración y al trabajo; y el clero secular, que atendían a las villas y parroquias bajo la autoridad de un obispo. El contexto de fortalecimiento de los núcleos urbanos, de la capacitación de la burguesía y de la novedosa espiritualidad laica (Durán, 2008, p. 265) fue el que dejó la aparición de las órdenes mendicantes en las primeras décadas del siglo XIII . Franciscanos, dominicos, agustinos y mercedarios, entre las mucho más esenciales, cada una con historias particulares, se dieron a conocer para prestar su espiritualidad a nuevos conjuntos sociales emergentes, primordialmente a los laicos, iniciativa que se encontraba empezando a formarse. Los mendicantes se dedicarían primordialmente a la evangelización y atención de los recientes espacios urbanos. Próximamente tomarían el control de las Universidades medievales.

La Contrarreforma incentivó la relevancia de las órdenes religiosas, les dio una exclusiva dimensión y con ella adquirieron novedosas responsabilidades: sobre ellas pesaba la compromiso de la restauración católica (Sánchez-Concha Distritos, 2003, p. 44). En este contexto, se formó la Compañía de Jesús, hija predilecta de la Contrarreforma y portaestandarte de ese desarrollo. El hallazgo de América ocurrió prácticamente al unísono que la Reforma. Después, su desarrollo de evangelización fue entregado a las órdenes mendicantes ahora las que se iban formando últimamente: la Orden del Carmen Rehabilitada (carmelitas), la Orden del Oratorio de san Felipe Neri, los camilos, los mínimos de Francisco de Paula, etcétera. Si bien muchas llegaron al siglo XVII, la evangelización del nuevo conjunto de naciones fue entregada principalmente a los «enormes» mendicantes -franciscanos, dominicos, mercedarios y agustinos-, y en menor medida al clero secular, poco por el resto y menos ordenado . Por todas y cada una estas causas, la iconografía de las órdenes religiosas, tal como sus representaciones visuales y presencia en la civilización visual, alcanzó importancia en la segunda mitad del siglo XVI (Sebastià, 1990, p. 290).

Clérigos Regulares

Esta clase de clérigo se refiere a curas católicos que constituyen una orden religiosa regular. Estos no son frailes, ni canónigos, ni mendicantes.

Viven en fraternidad y su deber es publicitar la fe y socorrer ánimas. Su primordial propósito es ser guías espirituales a través de la educación a los jóvenes, las prédicas, proteger enfermos, entre otras muchas cosas. Sus integrantes tiene mayor independencia personal que los de las órdenes religiosas previamente citadas.

Deja un comentario