cual es la diferencia entre la religion judia y cristiana

Medré siendo católico y después me hice bahá’í.

De ahí que, en el momento en que me hallé con María el pasado día y percibí que ella había iniciado exactamente el mismo sendero, deseé comunicar ciertas de mis vivencias y pensamientos con ella. No he tenido mucha ocasión. Solo charlamos a lo largo de quince minutos aproximadamente. Ella me mencionó que verdaderamente disfrutaba del sentimiento espiritual producido por la lectura de las frases y los escritos bahá’ís, pero asimismo aprecié que tiene algo de incomodidad por dejar la civilización religiosa familiar donde ella medró. Le preocupa de qué forma podría reaccionar su familia. “Tengo mucha ansiedad sobre esto”, ha dicho.

El Mesías

La expectativa que va a venir el Mesías («el ungido») es una sección esencial del judaísmo. Debido al énfasis en la ley, no es tan esencial como los cristianos suponen, pero todavía es una parte del judaísmo ortodoxo. Las raíces de la iniciativa del Mesías están en la Biblia judía / el Viejo Testamento, más que nada en los libros de los profetas.

En los siglos hasta el nacimiento de Jesús, la expectativa del Mesías medró y se realizó más esencial. No obstante, la mayor parte de los judíos no admitieron a Jesús como Mesías. El Mesías llevaría la paz y el Reino de Dios a la tierra. Jesús no lo logró, dicen los judíos. Solo mire alrededor. Caso cerrado.

Podcast de la charla:

Invasión romana

Estas cuestiones dirigían los sacrificios de la organización y el desarrollo de los dos partidos o seco romana del año 70 d. C., los fariseos y los del Sendero. Es cierto que todavía podemos encontrar indicios de los saduceos, esenios (hay inquietudes en lo que se refiere a si ellos aparecieron o no) y otras sectas inferiores. Por otro lado, no quedan inquietudes de que lo que conocemos como judaísmo, en los siglos siguientes, es una reminiscencia de los fariseos (ver Jacob Neusner y Bruce Childon, en el libro Quest of Historical Pharisees).

Las tradiciones sobre los fariseos tras el año 70 d. C. detallan que los fariseos procuraron sistematizar el pensamiento judío como forma de sostener una línea que les uniera a las tradiciones precedentes. Si bien con determinada independencia, pero con un profundo interés en la conservación de los puntos legales y habituales de su fe. De ahí que, cerca del año 90, se convocó el segundo “concilio” de Jamnia, con entre los objetivos de determinar las bases de su doctrina.

Deja un comentario