criterios para educar la religion de 6 a 12 años

Como profesor o profesora de religión, ¿en algún momento te hiciste el interrogante, por qué razón educar en la fe? ¿Qué contribuye, si contribuye algo, la fe en el resto de la educación?

EDUCACIÓN EN VALORES: ¿ASPIRACIÓN EDUCATIVA O REALIDAD POSIBLE?

Las especificaciones de la presente sociedad y su incidencia en la educación sugieren enormes desafíos al enseñante ahora las instituciones educativas que quieren competir en un mercado tan extenso como es el sistema educativo, que se ve bombardeado por las novedosas tecnologías, el reto de ser cada días un poco más eficaz y eficiente sin dejar atrás el avance humano, de ahí que en la actualidad se convirtió en una necesidad de que las instituciones educativas lleven a cabo una correcta capacitación integral, al cargo de un enseñante puesto en compromiso y naturalmente de su papel. Sobre esto Ramos (1997): en el momento en que el enseñante, como persona y educador, se da cuenta de la enorme misión que tiene entre las manos, la educación consigue una exclusiva connotación y es en el momento en que toma un nuevo sentido, este se considera con una misión a cumplir, se acaban los alegatos y se distribuyen las experiencias propias.

En este sentido, forma un hecho positivo que la educación en Venezuela esté viviendo una época de transformaciones profundas producidas con el Currículo Básico Nacional (1997) enmarcadas en las distintas funcionalidades que desempeña el educador, que como un ente genuino y con vocación de servicio, debe ejercer su función formadora en orden a asegurar la capacitación de valores. Hay que tomar en consideración que entre los enormes adelantos introducidos en la reforma curricular lo forma el enorme sentido humanístico que subyace a educar para la vida. Tanto en la base filosófica, como en la sicológica y pedagógica del Currículo Básico Nacional ahora citado, se acepta el ser de la persona como una dimensión a atender. Se expone que el desarrollo de estudio en la escuela ha de estar dirigido no solo al avance del entender del alumno (comprender), o al avance de capacidades y habilidades (realizar); sino más bien asimismo al avance del espíritu, la afectividad, la intención, la motivación (ser). El ser es definido como un espíritu que impulsa a la persona a intuir, meditar, tener motivaciones, conmuevas y intención; desde el momento en que la persona nace, comienza su avance socioafectivo y ética como procesos que se edifican en la interacción con el planeta.

Deja un comentario