creencias en las que se basa la religión mesopotámica

  • De la misma en vida, los viejos pobladores de Mesopotamia no eran en especial optimistas con en comparación con Mucho más Allí. Lejos de verlo como un paraíso de abundancia, exactamente la misma civilizaciones vecinas como la egipcia, los mesopotámicos tenían un término de otra vida muy negativo. El inframundo era un espacio de sombras, donde solamente había alimentos y donde iban tanto los buenos como los pésimos. Este pesimismo se encontraba provocado por el ambiente en el que vivían, ya que en una temporada tan temprana de la historia, la gente dependían completamente del medio que les rodeaba para subsistir. Una mala crecida, por poner un ejemplo, podía condenarles irremisiblemente a la desaparición.
  • Aparte de los dioses, creían en la presencia de diablos, genios y espíritus, que podían ser tanto ventajosos como maléficos.
  • Antes de la aparición de la ciencia, todo se explicaba a través de mitos (eclipses, cambio de estaciones, etcétera.). Frente a la incapacidad de comprender qué ocurría a su alrededor, el hombre viejo recurría a los dioses.

El panteón de dioses de la religión en Mesopotamia era un reflejo de la sociedad, tal es así que había un soberano, una familia real, una corte y una sucesión de gobernantes y asistentes. O sea, había unas divinidades mayores o primordiales y otras inferiores. Entre los primordiales dioses de Mesopotamia podemos encontrar primeramente la llamada tríada sumeria, formada por Enlil (dios del agua), Anu (dios del cielo) y Enki (dios de la tierra). No obstante, transcurrido el tiempo y las consecutivas conquistas de los semitas (acadios, babilonios, etcétera.) esta tríada va a ser reemplazada por la llamada tríada semita, que se encontraba formada por Isthar (la Inanna sumeria), diosa del amor, la guerra y la fertilidad, Sense (dios de la luna) y Shamash (dios del sol y los astros).

Fe Egipcia y Sumeria

Las opiniones religiosas de los viejos egipcios fueron la predominación dominante en el avance de su cultura. La fe egipcia se fundamentaba en una compilación de mitos viejos, adoración de la naturaleza y también incontables deidades. Se dedicaron vidas sumerias a ser útil a los dioses con apariencia de esculturas fabricadas por el hombre. No había un grupo ordenado de dioses; cada localidad-estado tenía sus patrones, santuarios y reyes curas. Los sumerios fueron probablemente los primeros en redactar sus opiniones, que fueron la inspiración de una gran parte de la mitología, religión y astrología mesopotámicas siguientes. Los sumerios pensaban que el cosmos formaba un disco chato cerrado por una cúpula de estaño. Al tiempo que los mesopotámicos no tenían nada que escalar con las pirámides, emplearon y edificaron ziggurados para propósitos religiosos.

Las dos civilizaciones se centraron en la religión. Egipto creyó en varios dioses. Los dioses en los que Mesopotamia creía tendían a ser mandatarios absolutos de lo que la multitud debía devoción total. A las dos civilizaciones, a los líderes religiosos se les dio un estatus muy alto y se les tuvo en enorme cuenta. Mesopotamia y el viejo Egipto son 2 religiones que creían en el monoteísmo. Tanto Egipto como Mesopotamia eran politeístas, esto es, pensaban que sus mundos estaban regidos durante más de un dios. Las dos civilizaciones pensaron que los dioses las hicieron. Las dos etnias asimismo pensaban que ellos mismos fueron conformados con el propósito de ser útil a sus dioses. Los dos leales han tomado sus nombres de los varios dioses y cultos que honraban a las deidades, y las esposas de ámbas religiones no tenían ropas particulares, y se ofrecían todos los días en los santuarios y festejaban festivales cada un año libres al público.

Los dioses mesopotámicos

Hubo, indudablemente, varios dioses en el panteón mesopotámico. Aun es bien difícil entender si un mismo dios no era nombrado de distintas formas según, por poner un ejemplo, la localidad donde le adoraba.

No obstante, en esta inmensidad de divinidades que más tarde citan los contenidos escritos tradicionales, se resaltan ciertas figuras que son el resultado de la fusión de dioses sumerios y de otros pueblos semitas: Anú: dios del cielo, Enlil , dios de la tierra, y Ea, dios de las aguas y de todo el mundo subterráneo.

2.2. Economía y sociedad.

La base de su economía era la agricultura complementada con la agricultura y el comercio. Las tierras pertenecían al rey o al templo, y las arrendaban a los campesinos para trabajarlas a cambio del pago de una parte de la cosecha.

  • Agricultura. Cultivaban cereales (trigo y cebada), hortalizas y palmeras datileras. Asimismo cultivaban lino y algodón para crear textiles.
  • Ganadería. Criaban ovejas, cabras, cerdos, bueyes y caballos. Estos trabajadores asimismo debían sugerir parte de los animales al rey o al templo.
  • Artesanía. Fabricaban artículos básicos como ropa o productos de madera, pero asimismo de mucho lujo como perfumes o joyas.
  • Comercio. Los excedentes de la agricultura y su increíble artesanía de gran lujo les dejaron desarrollar un comercio fundamental con otras zonas. Los excedentes agrícolas fueron intercambiados por materias primas poco rebosantes en la zona como los metales. Al comienzo se practicó el trueque, pero transcurrido el tiempo se comenzaron a emplear barras de oro y plata para mudarlos por otros modelos. Hacia el 2.000 a. reyes y pueblos se confrontaron entre sí disputándose las tierras mucho más fértiles de Mesopotamia y el control de las sendas comerciales. En medio de estos pueblos recalcaron los babilonios y asirios que llegaron a fundar los primeros imperios de la historia.

Especificaciones de la civilización babilónica

Las primordiales especificaciones de la civilización babilónica son las próximas:

    • Habitaron la Mes. C., y crearon la localidad de Babilonia a riberas del río Éufrates.
    • Hicieron el Imperio paleobabilónico (1792-1750 aC) y el Imperio neobabilónico (635-538 aC) como estados teocráticos centralizados.
    • Organizaron legalmente su sociedad en categorías de nobles, hombres libres y esclavos.
    • Tuvieron 2 emperadores esenciales que influenciaron la historia política de toda la zona: Hammurabi (1792-1750 a. C.) y Nabucodonosor II (604-562 a. C.).
    • Apoyaron su economía en la agricultura, el comercio y la imposición de tributos.
    • Desarrollaron entendimientos de astronomía y matemática, que fueron empleados por las etnias siguientes.

Deja un comentario