consecuencias positivas de la oficialidad de la religion cristiana

(Arterra/UIG vía Getty Images)

Europa Occidental, donde el cristianismo protestante tuvo su origen y el catolicismo transporta radicado la mayoría de su crónica, se convirtió en entre las zonas mucho más laicas de todo el mundo. Si bien la mayor parte de los mayores aseguran ser bautizados, en la actualidad varios no se describen a sí mismos como cristianos. Según una exclusiva y también esencial encuesta del Pew Research Center sobre las opiniones y prácticas religiosas en Europa Occidental, ciertos comentan que se han alejado gradualmente de la religión, dejaron de opinar en las enseñanzas religiosas o se han distanciado gracias a los escándalos o las posiciones adoptadas por la iglesia con relación a los temas sociales.

IV. ¿Cuántos son los «signos de los tiempos»?

Llevada a cabo la distinción entre sencillos ‘síntomas’ y reales ‘signos’, visto el deber global asumido por los Progenitores conciliares del Vaticano II de ‘escrutar intensamente los signos de los tiempos’, es requisito enseñar y investigar, con la brevedad viable, ciertos de esos ‘signos’ que marcan y caracterizan nuestra temporada.

Entre los «signos» que están marcando un viraje definitivo en la historia moderna generando una genuina ‘metamorfosis popular’ tenemos la posibilidad de enumerar:

CUARTA.

cristianismo

– En lo que se refiere al correlativo (tercero del’ escrito del recurso de apelación) nos repetimos en lo que se ha manifestado en la alegación previo.

El crucifijo es un símbolo espiritual, y, específicamente, representa una religión, la cristiana, y, en este país, la católica, con lo que no está secularizado. ¿Por qué razón los obispos de la iglesia católica traen un crucifijo con su indumentaria? Si estuviesen secularizados no serían símbolos, ya que un símbolo es dependiente por serlo de su aptitud sociable simbólica. Un símbolo transmite una creencia cierta a la que representa. Estos símbolos acarrean una concepción religiosa de la vida, y que su presencia en la escuela supone la presencia de ciudadanos de primera (los que tienen sus símbolos representativos) y los ciudadanos de segunda (los que no solo no tienen los suyos símbolos allí sino además de esto tienen que aguantar símbolos que acarrean una concepción de la vida que no distribuyen). Como es lógico un crucifijo no es un factor ornamental, ni tiene ningún valor a nivel artístico a fin de que se le logre sostener en todas las salas, lo que se hace únicamente es representar un contenido espiritual, que jamás puede perjudicar a todos y cada uno de los estudiantes de un instituto público.

Deja un comentario