consecuencias de la colonizacion y la conquista en america religiones

Claro, ya que, que la primera causa del descenso de la población indígena fue, con diferencia, la epidemiológica. Lo que, no lo olvidemos, fué una incesante en la mayoría de los enormes procesos expansivos de la Historia. Las bacterias viajaron al lado de los españoles que, sin ser siendo conscientes de ello, introdujeron un arma mortal en frente de las ciudades sometidas. Estas patologías novedosas (influenza, viruela, gripe, sarampión, varicela, peste bubónica, etcétera.) se sumaron a otras endémicas que padecían ellos, como la sífilis, la tuberculosis o la disentería. Ahora Diego Álvarez Chanca, médico que viajó con Colón en su segunda travesía descubridora, se percató de que las patologías afectaban mucho más a los amerindios que a los de europa. No tardaron en manifestarse pruebas evidentes de que estos sucumbían mucho más de forma masiva frente a un mismo agente morbífico. Ciertamente, las anomalías de la salud se cebaron con los originarios por 2 fundamentos: uno, su aislamiento a lo largo de milenios, o sea, que no tenían ninguna inmunidad en frente de ellas. Y otro, pues en el momento en que les sobrevinieron, una tras otra, estaban subalimentados y vivían en pésimas condiciones de vida y de higiene. Ahora lo denunció el padre Las Viviendas al indicar que las epidemias fueron mucho más virulentas por el extenuante trabajo al que se vieron sometidos, por la escasez de alimentos y «por su desnudez». En el siglo XX, otros muchos historiadores, como Tzvetan Todorov, aseguraron del mismo modo que los amerindios acentuaron su puerta de inseguridad en los microbios por estar agotados de trabajar, hambrientos y desalentados. Asimismo antropólogos como Marvin Harris insistieron que la aptitud de restauración de conjuntos damnificados por epidemias estuvo siempre y en todo momento de forma directa relacionada con una dieta balanceada y con un nivel bastante de proteínas.

En Europa se cebaron con los mucho más desfavorecidos, ya que, en el momento en que las plagas llegaban a ciudades populosas, morían entre una tercer parte y media población. Esto fue lo que ocurrió en el Viejo Planeta entre 1360 y 1460, o mucho más de un siglo después en Venecia, donde perdieron la vida nada menos que 50.000 personas entre 1575 y 1577. Asimismo en América pasaron a mejor vida muchos colonos, víctimas de las epidemias citadas, más que nada en los primeros años, gracias a la carencia de infraestructuras sanitarias y de la escasez de alimentos. No obstante, absolutamente nadie se ha ocupado todavía de cuantificar el número de españoles muertos en estas plagas y de sugerir cantidades comparativas con la mortalidad indígena.

¿De qué forma se dio la conquista?

La Dra. Urroz comenzó por argumentar la relevancia de investigar el pasado para realizar conciencia de los procesos por los que pasó México. Desde la primera expedición de Colón hasta la expedición de Cortés pasaron 30 años de ensayos para la pacificación, dominio o ataque a la población natal. Se crearon villas, se repartieron confías y se sometió a los originarios para esclavizarlos. Desde las primeras expediciones, los encuentros beligerantes con los locales, en especial los mayas, cambió la manera en que los españoles percibieron a los indígenas. Los españoles entendieron la necesidad de estar bien armados a lo largo de las expediciones, tal como la relevancia de conformar coaliciones y relaciones con los locales.

Cuando los españoles llegaron a la localidad de Tenochtitlán, se realizó visible que los indígenas no eran salvajes ni estaban retrasados ​​políticamente. Ciudades enormes como Teotihuacán, Cholula, Xochicalco y Tula enseñaron a los españoles que las ciudades de los originarios tenían un trasfondo cultural extendido y ciudades enormemente desarrolladas. Tenochtitlán tenía un estado hegemónico, con coaliciones entre las ciudades próximas, una sociedad militar con culto a la guerra, y varios contrincantes políticos. La religión politeísta de los indígenas y sus tradiciones violentas provocaron que los españoles se decidiesen a terminar con la idolatría. La caída de Tenochtitlán solo fue viable gracias a las coaliciones que se formaron con pueblos contrincantes de los aztecas, la diferencia tecnológica y las tácticas españolas de sabotaje.

Deja un comentario