conflictos por religion en el reinado de felipe 2

Los Reyes Católicos y la rebelión de los musulmanes de Granada

Una vez terminada la guerra civil castellana (1475-1479) que encaró a los incondicionales de Isabel de Castilla contra los incondicionales de Joana —llamada por sus opositores «la Beltraneja», ya que atribuían su paternidad al noble Beltrán de la Gruta y no al fallecido Enrique IV, al que calificaban como «el impotente»—, los Reyes Católicos pusieron en marcha uno de sus primordiales objetivos políticos: la unificación territorial de la Península, dando comienzo a la guerra de Granada que se desarrolló entre 1481 y 1492, y que en el final traería aparejada asimismo la unificación religiosa peninsular. Navarra sería anexada después, en 1512, ahora fallecida la reina Isabel y con Fernando como regente de Castilla. Solo Portugal quedaría como reino sin dependencia ajeno de la unificación peninsular, a pesar de que los Reyes Católicos procuraron por medio de la política marital de sus hijos y también hijas con los herederos de la corona portuguesa.

Cuestiones cortas de Historia de España proposiciones los años 2017 a 2022 en Selectividad (Andalucía) en la vieja opción A, resueltas, por Carlos Javier Garrido García.

El emperador Carlos V, por Rubens. Fuente: Wikipedia.

La monarquía visigoda.

Ahora intentamos en un producto previo el comienzo de la pelea contra el “infiel” que comenzaron los pueblos hispánicos a través de la Reconquista y que continuó con el secular enfrentamiento entre el Imperio otomano y la Monarquía Hispánica .

cristo

En esta ocasión abordamos resumidamente estas guerras a lo largo de los reinados de Felipe II y Felipe III.

Felipe II ofertando al cielo al niño don Fernando. Tiziano, 1573 – 1575.

La caída del Imperio Selyúcida había dado rincón a multitud de pequeños estados, de entre aquéllos que resaltó un gobernado por la dinastía osmanlí que, reuniendo a su gente cerca de la religión isla fue haciéndose fuerte en la región de Asia Menor y fue popular como Imperio otomano. A lo largo de los siglos XV y XVI ese imperio no cesaba en su expansión hacia Occidente. Para supervisar las sendas que les dejaran la expansión y las comunicaciones mediante los territorios que controlaban o sobre los que tenían alguna predominación en el norte de África, se apoyaban en corsarios berberiscos como el popular Khair-ad-Din “Barbarroja”, quien alcanzó enormes éxitos para la Sublime Puerta en el oeste mediterráneo. En medio de estos logros resalta los varios asaltos y saqueos que hizo en puertos y costas españolas y también italianas, llegando a transformarse en un auténtico inconveniente para el Imperio español. Fue el encargado de la derrota cristiana de Préveza (Grecia) en 1538, que dio el beneficio a los musulmanes sobre el Mediterráneo.

Deja un comentario