conflictos importantes entre ciencia y religion en la historia

Por Alvin Plantinga

Alegato pronunciado por Alvin Plantinga en 2009 en la American Philosophical Association Central Division Conference.

Para entender mucho más

Puedes agrandar la información con la bibliografía y elementos libres.

Tres enfoques: epistemológico, histórico y sociológico

Las relaciones entre ciencia y religión tienen la posibilidad de enfocarse desde múltiples puntos de vista. Este estudio se enfoca en tres, histórico, epistemológico y sociológico. Tanto la religión como la ciencia son fenómenos culturales que estuvieron presentes durante la historia desde la mucho más recóndita antigüedad. En ocasiones se corre el riesgo de sospechar que la ciencia empieza con la ciencia actualizada del Renacimiento, olvidando todos y cada uno de los desarrollos precedentes. O sea un grave fallo, ya que el nacimiento de exactamente la misma ciencia actualizada no puede comprenderse sin los desarrollos científicos precedentes. Remontándonos a los tiempos de la ciencia en la antigüedad logramos hallar ahora relaciones con la religión.

Un interés particular tiene la relación entre el cristianismo y la ciencia, puesto que la ciencia actualizada nace exactamente en el occidente católico. Esta relación empieza con los primeros autores cristianos del siglo III y prosigue en todo el tiempo hasta nuestros días. En ocasiones se facilitan y se muestran conclusiones equivocadas sobre esta relación al no tenerse presente de qué manera ocurrió durante la historia. El enfoque histórico es, ya que, indispensable para llegar a una adecuada visión del inconveniente.

Cristianismo y avance de la ciencia

La ciencia se desarrolló en la civilización judeocristiana, merced a sus capitales filosóficos y teológicos, no pese a ellos. Más allá de que es verdad que en otras etnias (Grecia, China, Babilonia, India) se produjo ciencia y tecnología, en ninguna tuvo el avance y el impulso de la civilización europea, singularmente desde lo que hemos llamado la Edad Media hasta nuestros días. La civilización islámica que llevó a occidente a una gran parte de la ciencia griega y que tuvo esenciales desarrollos en sus primeros siglos, después se detuvo prácticamente completamente. En cambio, en occidente fué exactamente el cristianismo quien dio ese dinamismo merced a una concepción de todo el mundo propia, que no sacraliza la naturaleza y que comprende al humano como un ser racional con la capacidad de conocer las leyes del Cosmos, con una seguridad persistente en el poder de la razón, atestiguado por todos y cada uno de los pensadores cristianos, para todos los que la fe no es ciega, sino más bien un estímulo para buscar la realidad.

La ciencia se desarrolló en la civilización judeocristiana, merced a sus capitales filosóficos y teológicos, no pese a ellos.

Deja un comentario