como se denomina la persona que quiere aprender de religion

Adam B. Cohen

Facultad Estatal de Arizona

El ERE en la Constitución y los pactos de 1979

Como no pocos son los asaltos, comentarios y toda clase de argucias contra el ERE, los instructores de Religión en la escuela pública tuvimos que estudiar algo de legislación básica para defendernos. Hay 2 productos escenciales en la Constitución De españa de 1978, el producto 16 y el 27.

El producto 16 afirma: “1. Se garantiza la independencia ideológica, religiosa y de culto de los individuos y de las comunidades sin mayor restricción a sus manifestaciones que la que se requiere para el cuidado del orden público protegido por la Ley”. Y en el apartado 3: “Ninguna confesión va a tener carácter estatal. Los poderes públicos van a tener presente las opiniones religiosas de la sociedad de españa y sostendrán las consecuentes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y el resto confesiones”. Está en sintonía con lo que afirma el Concilio Vaticano II: «Entre el Estado y la Iglesia ha existir un respeto mutuo a la autonomía de cada parte».

¿Qué es el budismo?

El budismo es una religión para unos 300 miles de individuos en todo el mundo. La palabra viene de la palabra budhi, despertar. Tiene sus orígenes hace unos 2.500 años en el momento en que Siddhartha Gautama, popular como Buda, fue despertado o iluminado a la edad de 35 años.

Para bastantes, el budismo va alén de la religión y es mucho más bien una filosofía o “un modo de vida”. Es una filosofía por el hecho de que la filosofía “significa amor por la sabiduría generalmente” y el movimiento budista se puede sintetizar como:

“Las proyectos en las que entran Dios y la religión van a ser siempre y en todo momento superiores a las que versan puramente sobre cosas humanas .

cristianismo

La Carrera de Religión tiene muchas virtudes en lo que se refiere al avance personal y profesional. Por una parte, opinar en algo superior que te resguarda, te protege y protege, calma bastante el agobio y contribuye a vivir en paz. Además de esto te ofrece la seguridad que se requiere para perseguir tus sueños. En lo que hace referencia al campo profesional, es una carrera con gran posibilidad de trabajo y te posiciona como una figura de autoridad en lo que se refiere a temas religiosos.

Por el lado de las desventajas, más allá de que no están rigurosamente vinculados con la carrera en sí, corresponde mencionarlos por el hecho de que implican algunas opiniones religiosas. Un caso de muestra es ir contra múltiples temas de importancia popular, como el matrimonio igual o el aborto. En el momento en que temas controversiales como este van a la luz, muchas críticas encontradas son producto de disconformidades entre lo que religiosamente se considera preciso y lo que varios llaman como “avance”.

¡No a la clase de religión! ¡Sí a una educación religiosa!

La investigación partió de la base de que el ERE no puede ser aséptica ni indiferente a las realidades y activas sociales, según se lee en entre los productos que han anunciado. Previamente las instituciones educativas establecían la clase de religión y, siendo un país en la mayoría de los casos católico, se limitaba de forma exclusiva a educar esta doctrina. Pero desde la Constitución Política de Colombia de 1991, se garantiza la independencia de cultos. El producto 19 afirma de este modo: “Toda persona está en su derecho a profesar libremente su religión ahora propagarla de manera individual o colectiva. Todas y cada una de las confesiones religiosas y también iglesias son del mismo modo libres frente a la ley”. Menos de tres años después, el producto 23 de la Ley 115, ley general de educación, estableció que la educación religiosa es un área primordial y “se va a ofrecer a todos y cada uno de los establecimientos académicos, observando la garantía constitucional según la que, en los establecimientos del Estado, nadie va a poder ser obligada a recibirla”.

“Este cambio produjo indecisión en las instituciones educativas”, enseña Balancee; ciertas prosiguieron ofertando lo que conocemos como la clase de religión, una religión confesional muy afín a la catequesis escolar, pero en el momento en que se matriculaba a un estudiante que practicaba otra religión, la institución no se encontraba dispuesta para recibirlo; otros la transformaron en clase de ética, de valores o de capacitación ciudadana; un tercer conjunto resolvió efectuar ocupaciones libres o lúdicas, y por último hubo instituciones que se detuvieron a meditar en volver a diseñar la materia para aceptar al estudiante “una entendimiento de lo espiritual en la civilización bajo una visión incluyente y plural pero asimismo una capacitación que le dejara asumir responsablemente sus resoluciones en temas de creencia”, prosigue Balancee.

Deja un comentario