como explicar a los niños que es una religion

El Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Postsinodal “Amoris Laetitia”, apunta: “En la familia –que podría nombrarse iglesia doméstica– madura la primera experiencia eclesial de la comunión entre personas, donde se refleja, por felicidad, el secreto de la Santa Trinidad. ‘Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el cariño fraterno, el perdón espléndido, aun reiterado, y más que nada el culto divino a través de la oración y la ofrenda de nuestra vida’”. Instruir y educar en la fe cristiana no es labor simple. Primeramente, pues hoy en día la Iglesia atraviesa por distintas adversidades, donde familias y fieles fueron abandonando los ritos religiosos. Además de esto, educar en la fe a pequeños que están en etapa anterior a la escuela supone el desafío de poder amoldar lo que se dijo en términos y lenguaje que los pequeños entiendan. No obstante, ¿por qué razón es esencial educar en la fe desde los primeros años? Los pequeños preescolares van integrando lo que ven a su alrededor, tanto lo verbal como lo no verbal, con lo que una auténtica relación con Dios en edades tempranas distribución las bases sólidas para medrar y también integrar los principios de amor, verdad y humildad en el corazón de los pequeños; y en la medida en que los progenitores transmitan el cariño y la fe en Dios, ellos asimismo van a poder confiar y empaparse de la fe cristiana.

¿De qué forma trasmitir la fe en Dios a pequeños en edad anterior a la escuela?

¿Hay que argumentar al niño que va a tener confrontaciones por culpa de la religión?

Sí. Es algo que no debemos ocultar por el hecho de que es posible que tenga inconvenientes gracias a su religión.

Asimismo es requisito charlar sobre las secuelas de las horribles ideas de los mayores que matan representando a «verdades» que no tienen concepto.

Dios desea que demos lo destacado de nosotros

Estar cerca de nuestro Padre nos inspira a ser mejor cada día. Dios es como un profesor que nos asiste a conseguir lo que hacemos bien, ahora llevarlo a cabo cada vez mejor.

¿Qué sucede en el momento en que se te olvida cerrar el agua de la llave? Jamás se detiene. Llena el lavadero y cae hasta el piso. Explícale a los pequeños que amor de Dios es de este modo: jamás deja de fluir.

Deja un comentario