como eran las religiones de los ingleses en 1570

Antecedentes: John Wycliffe, los lolards y William Tyndale

Es imposible comprender el triunfo del cisma anglicano sin charlar de 2 personas y de un movimiento que fue calificado como herético. Prácticamente un siglo antes de Lutero y Calvino, vivió en Inglaterra un personaje llamado John Wycliffe, espiritual y instructor relacionado en la Facultad de Oxford. No se limitó a agredir la situación de la Iglesia de Roma, a quien criticaba por sus riquezas y la corrupción ética y sexual del clero, ahora ponerse en contra a la eucaristía, sino asimismo era opuesto al papado que comprendía que la Biblia solo debía publicarse en latín, con el razonamiento de que únicamente los integrantes de la Iglesia tenían la preparación que se requiere para interpretarla. Según su método, todo el planeta debería tener ocasión de saber y ofrecer su interpretación a la palabra de Dios sin precisar mediadores. En 1381 se publicó una traducción de la Biblia al inglés desarrollada por nuestro John Wycliffe o sus acólitos.

Ascenso al trono

Con la desaparición de Enric en 1547 y el ascenso al trono de su frágil hermano Eduardo, de diez años, la vida de Elizabeth logró un giro arriesgado. Eduardo VI (1537-1553) murió solo 6 años después y tras su muerte María, media hermana de Elizabeth, ascendió al trono. María se encontraba con seriedad preparada para regresar a Inglaterra en el seno de la Iglesia de Roma, lo que despertó una amarga oposición protestante.

Si bien a lo largo de este tiempo Elizabeth profesó ser católica y leal a María, varios protestantes y católicos aceptaron que su profesión de fe y lealtad eran falsas, algo que jamás se supo, puesto que sus situaciones religiosas privadas siempre y en todo momento fueron un secreto.

«Poniendo en valor el destello de la Cultura de Defensa, con el designio audaz a que la sociedad de españa sepa, aprecie y se fusione con su Historia y con la intención caritativa de las Fuerzas Armadas que resguarda a toda costa los intereses nacionales: hete aquí la Guerra de Lepanto en su 450 Aniversario»

Con estos integrantes, la ‘Guerra de Lepanto’ pertence a los lanzas navales mucho más relevantes de la ‘Historia del Mediterráneo’. Y, como tal, el Golfo de Corinto se encuentra en Grecia, emplazando entre la Península del Peloponeso y la Grecia Continental. Propiamente, despunta en la prolongación del Golfo de Patras, que es la apertura del Ajustado del Mar Jónico.

cristianismo

La unión de los dos Golfos, es lo que en tiempos pasados ​​se advertía como el Golfo de Lepanto. A vista de pájaro este rincón es angosto y largo, en cuyo radical Oriental se dispone la Localidad de Corinto. Lepante, no es sin más ni más, que el espéculo donde ver el triunfo de la Coalición Cristiana sobre los Turcos, sino simultáneamente, representa el embate de 2 imperios, 2 etnias y 2 religiones bien establecidas. En estos aspectos diversificados, únicamente el ‘Imperio Otomano’ en su máximo esplendor que se extiende por tres continentes, sometiendo una enorme porción del Sudeste Europeo, Oriente y Norte de África y acotando el Oeste con el Marruecos, al Este con el Mar Caspio y al Sur con Sudán, Eritrea, Somalia y Arabia, preservaba veintinueve provincias y Moldavia, Transilvania y Valaquia eran estados vasallos. Toda vez, que era un actor bastante pujante para intimidar y también inquietar a la España Imperial de D. Felipe II. Con la incautación otomana de Constantinopla en 1453 y la capacitación de la ‘Unidad De españa’ en 1492, los dos Estados se percibieron como 2 potencias robustas en el Este y Oeste del Viejo Conjunto de naciones. De manera sincrónica, se coronaron como líderes irrebatibles de una cultura y religión: primero, el Islam, y segundo, el Cristianismo. Puede exponerse en estas líneas, que es la última pugna donde se entrecruzan los 2 Imperios por la obtención de la soberanía mundial, incesante y poderosamente arraigada en el siglo XVI. Sobraría aludir, que estas potencias pusieron es escena un engranaje de expediciones para proteger su carácter tricontinental y ultramarino.

Deja un comentario