como construir una biblia en clase de religion en 5º

Quien lee la Biblia sin estar precavido, halla ahora en la primera página un inconveniente: al comienzo del libro del Génesis tropieza no solo con 2 cuentos de la creación de todo el mundo, sino además de esto se da que son contradictorios. De hecho, Génesis 1 cuenta la historia en tantas ocasiones escuchada en el momento en que éramos pequeños, según la que al comienzo de los tiempos todo era caótico y vacío, hasta el momento en que Dios resolvió poner orden en esa confusión. Antes de comenzar a trabajar, exactamente la misma cualquier operario, la primera cosa que logró fue prender la luz (Gn 1,3). De ahí que el primero de los días de la creación nacieron las mañanas y las noches. Después decidió detectar un techo en la parte de arriba de la tierra a fin de que las aguas del cielo no la inundaran. Y creó el firmamento (Gn 1,6). En el momento en que vio que el suelo era una mezcla barrosa, secó una porción y dejó la otra mojada, mostrándose los mares y la tierra estable (Gn 1,9). Consecutivamente con su palabra vigorosa fue adornando los diferentes estratos de esta obra arquitectónica con estrellas, sol, luna, plantas, aves, peces y réptiles. Al final, como coronación de todo, formó al hombre, lo destacado de su creación, a quien moldeó su imagen y semejanza. Entonces decidió reposar. Había desarrollado alguien que podía seguir su tarea (Gn 1,11-2,3). Ese trabajo le había llevado seis días. Y todo lo había hecho bien.

Otra vez lo mismo Pero en el momento en que pasamos a Génesis 2 viene la sorpresa. Es tal y como si nada de lo previo hubiese pasado. Nos encontramos otra vez en el vacío total, donde no hay plantas, ni agua, ni hombres (Gn 2,5). Dios se muestra nuevamente en escena y se pone a trabajar. Pero en esta ocasión es muy diferente. En vez de la divinidad solemne y grandiosa, en este momento podemos encontrar una divinidad con aspectos considerablemente más humanos. Regresa a hacer al hombre pero no a la distancia y con el fácil orden de su palabra, sin solamente contaminarse, como previamente, sino lo modela con polvo del suelo, sopla sobre la nariz, y de esta manera le da la vida (Gn 2,7). Entonces se señala, por segunda vez, la capacitación de plantas, árboles y animales. Y para hacer la mujer utiliza en este momento un procedimiento distinto. Hace reposar al hombre, le quita una costilla, llena con carne el vacío sobrante, y moldea a Eva. Entonces la muestra frente al hombre y se la distribución por compañera. Llegado a este punto uno se pregunta: ¿por qué razón, si en Génesis 1 ahora teníamos el planeta terminado, en Génesis 2 hay que crearlo nuevamente? ¿Quizá la Biblia asegura que hubo 2 producciones en el origen de los tiempos?

Nutre a tus hijos física y espiritualmente

Comparte este blog:

  • le class=»shariff-button pinterest shariff-nocustomcolor»>

Puntos recurrentes entre la Biblia de las Américas y la Reina Valera

Uno de los más importantes puntos que compartimos es la forma de traducir por “Equivalencia Formal”.En contraste a las ediciones mucho más modernas (Novedosa Versión En todo el mundo, Novedosa Traducción Viviente, Biblia en Lenguaje Simple etcétera.), La Biblia de las Américas es conservadora en su forma de traducir, o sea, que es como la Reina Valera en varios puntos, si bien no tan así como ella. Otra de las cosas que se comparte con los principios auténticos de las Biblias de la Reforma es la utilización de las letras itálicas o cursivas. Las letras cursivas fueron descuidadas en la revisión de la Reina Valera de 1960 (y la multitud se habituó a su sepa), pero el público que prosiguió usando la Biblia Reina Valera de 1909 conoce realmente bien esta característica que da transparencia a la traducción. Varias personas ven la utilización de las letras cursivas en La Biblia de las Américas tal y como si fuera como un nuevo avance en la lealtad textual, pero esta fue desde hace tiempo la característica de las traducciones viejas. Naturalmente, observamos con gusto que La Biblia de las Américas utilice letras itálicas; solo resaltamos que esto no es una innovación, sino más bien el método que se tuvo históricamente en la traducción bíblica, pero que fue descuidado por las Sociedades Bíblicas Unidas en sus múltiples ediciones. En la novedosa revisión de la Reina Valera de la Sociedad Bíblica Trinitaria hay un análisis completo de las cursivas; de ahí que se hallarán mucho más letras cursivas que en Biblia de las Américas, ahora que hay un rastreo mucho más de cerca de cada palabra en la traducción por equivalencia formal.

Ejemplo de cursivas o itálicas La Biblia de las Américas, en su traducción a Génesis 3:6, debería integrar un verbo en cursiva: “que se encontraba con ella”, en tanto que la expresión hebrea solo tiene una preposición y el pronombre. Pero tiene todo el parágrafo en letra habitual con lo que revela que el método empleado no almacena una mayor rigidez que las Biblias viejas.

Deja un comentario