clase religión eso preguntas sentido de la vida rutina pensamiento

Una escena de La enorme hermosura. Imagen: Wanda Visión.

Probablemente si han comprado ustedes la entrada para poder ver La enorme hermosura en un cine pertenezcan a uno de estos 2 conjuntos: el de los que roncaban a pierna suelta y con toda la capacidad de la que eran capaces los sus pulmones o el de los que pasaron ámbas horas y media de la película con la piel de gallina. Y sucede que si una película marcó a lo largo de los últimos años la frontera entre humanos y muestrancos con la sensibilidad de un cactus cholla esta es La enorme hermosura. Evidentemente, no tengo ningún razonamiento racional para proteger esta afirmación: estas cosas se cogen o no se cogen y no posee bastante sentido procurar seducir a absolutamente nadie en caso contrario. Mi consejo, eso sí, es sostenerse distanciado de todo aquel que afirme haberse poco entretenido como una ostra a lo largo del pase de la película. Es mala gente, no tengan ni la más mínima. Comenzará hirviendo a su gato por exitación, seguirá leyendo un libro de Paulo Coelho y terminará riendo a mandíbula batiendo mientras que suena Alina de Arvo Pärt.

Soñar con el futuro

Recorre centros académicos estadounidense, Francia, Inglaterra, Dinamarca, España y también India en pos de la contestación a distintas cuestiones similares con el futuro de la educación y la necesidad de amoldar el currículo educativo para elaborar a los alumnos para las profesiones del futuro. Los directivos del reportaje sugieren las primordiales ideas desde la visión de que el modelo de hoy no está amoldado a la generación digital.

El propósito primordial de este reportaje es criticar las faltas del sistema educativo estadounidense y buscar probables resoluciones. Para localizarlas, recurre a la opinión de estudiosos y docentes que coinciden en la necesidad de hacer ámbitos renovadores basados ​​en los adelantos de la neurociencia. Además de esto, consideran que los enseñantes serían la parte clave de estos ámbitos, que deberían buscar las mejores herramientas a fin de que los alumnos se encaren a los cambios de la sociedad.

Cuestiones con las que puedes fomentar la metacognición en los estudiantes.

1. ¿Qué hiciste o aprendido?

2. ¿De qué forma lo hiciste o aprendido?

Requisitos que debería tener una pregunta de metacognición y virtudes

Estas son las mucho más esenciales:

  • Son cuestiones abiertas que hacen pensar y no son cerradas, que se argumentan consigo o no.
  • Fomentan la reflexión y no se argumentan sencillamente.
  • Despiertan la imaginación y la proactividad.
  • Desarrollan su aptitud de sorpresa.
  • Acostumbran a comenzar por: de qué manera, dónde, qué, por qué razón, cuál.
  • Fomentan la cooperación en el sala.
  • Desplaza al alumno a investigar y el autoaprendizaje.
  • Escucha activa de las distintas críticas.

Deja un comentario