aung san suu kyi su religion es el budismo

  • Detenida tras el golpe de Estado en Myanmar, se encara a múltiples condenas de prisión
  • En 2019 el Tribunal Penal En todo el mundo abrió una causa por asesinato en masa contra su gobierno

) Héctor Alonso

Los cristianos en Myanmar

El cristianismo es practicado por el 6.2 por ciento de los birmanos, primariamente entre los Kachin, los Chin y los Karen, gracias a en las respectivas áreas de estas minorías étnicas. Cerca de 4 quintos de los cristianos del país son protestantes, particularmente los bautistas de la Convención Bautista de Myanmar, al paso que los católicos constituyen el quinto sobrante.

Una prohibición de extendida fecha a la entrada de misioneros cristianos y de material espiritual, desde la independencia en 1948, que fue vista como hostil al cristianismo, llevó a un retardado avance del ‘ actividad misionera en el país. La quema incesante de iglesias fué reportada de forma continua en el Sureste de Myanmar, donde habitan los pertenecientes de la etnia Karen.

Para comprender mucho más

Aguilar, Antonio Ponce, Myanmar: la crónica de un enfrentamiento inacabado. La crisis fronteriza y las secuelas de una descolonización errada, La capital de españa, Facultad Complutense, 2014.

De la Peña Muñoz, Marta, Myanmar, Bangladesh, Tailandia y Malasia. «Situación de la etnia rohingya», La capital de españa, Comisión De españa de Asistencia al Refugiado, 2014.

Regresa la opresión, se hace más fuerte el cristianismo

Anteriormente, el cristianismo en Myanmar estuvo sujeto a limitaciones por la parte de los gobiernos militares, que a través del autoritarismo han impuesto y conservado la tradición budista, y que con el golpe para derrocar al gobierno la iglesia podría comenzar a vivir etapas afines. Según Christianity Today, líderes cristianos en esa nación han publicado comunicados condenando la toma del poder por medio de las armas. “Los líderes que llenan altos cargos en la iglesia son los que mucho más tienen que perder. Si se manifiestan, ellos y sus designaciones podrían ser objeto de arresto domiciliario o en prisión, o los militares podrían usar bastante mortal como lo hicieron anteriormente y en varios de los recuerdos de los exlíderes”, cita el medio en Ellis Craft , directivo del ministerio del Sudeste Asiático para la organización misionera Reach A Village en USA.

religión

En la mitad de las manifestaciones tras el golpe para derrocar al gobierno varios pastores y líderes cristianos salieron a las calles a manifestarse contra los hechos violentos que anularon la decisión democrática. Según Michael Koko Maung, directivo de una red nacional de plantadores de iglesias, en el lote los fieles prosiguen con el movimiento de desobediencia civil pero de manera pacífica, acompañado del sonar de las ollas y sartenes, marchas en paz y corazones contra los militares .

Tal semeja que los instantes bien difíciles por los que pasaron los cristianos en Myanmar, ha comportado un avivamiento entre sus comunidades. En la mitad de la crisis, buscaron la manera de asistirse mutuamente, rezar juntos y manifestarse públicamente contra los atropellos si es requisito.

Contra los rohingyas, discriminación persistente

No obstante, aparte del deficiente estado de la independencia religiosa, si por algo provoca enorme atención la visita de Francisco es por su coincidencia en el tiempo con la escalada de opresión que padecen en los últimos meses los integrantes de una minoría étnica: los rohingyes, a cargo del ejército y de conjuntos de frailes budistas violentos. Que la premio Nobel de la Paz (1991) Aung San Suu Kyi ostente en ese instante el cargo de Consejera de Estado, con poderes ejecutivos, no semeja estar sirviendo de bastante para parar la catástrofe.

No obstante, el drama no es reciente: con un millón de personas –la mayor parte, unas 800.000, habitantes en el occidente estado de Rakhine–, los rohingies, musulmanes y de charla bengalí, fueron comúnmente discriminados . De manera oficial no se les considera birmanos, sino más bien bengalíes llevados por la metrópoli británica a trabajar en este territorio hasta 1935, con lo que no se les reconocen exactamente los mismos derechos que al resto de la población. No obstante, los rohingyes se perciben como los descendientes de mercaderes musulmanes que llegaron desde la India hace 4 siglos a Arakhan (de hoy Rakhine), a través de los reyes mogoles. Nuestro nombre de la etnia es polémico: para las autoridades, lo correspondiente sería llamarlos bengalíes o “la minoría musulmana”, pero no rohingies, puesto que es un gentilicio que significa “que vienen de Rakhine”, con lo que serían nacionales, no extranjeros.

Deja un comentario