argumentos a favor de la religion en la escuela

Estos son los primordiales razonamientos por los que pensamos que en Argentina la educación religiosa en las academias públicas (cuando menos en horario de clases) es incompatible con nuestro ordenamiento jurídico. Resaltamos, primeramente, que nuestra lógica interrelacionada de los derechos escenciales en juego supone que estos razonamientos tienen un alcance relativamente superpuesto. Seguidamente, según la Constitución rehabilitada, los derechos comprometidos en los razonamientos que vamos a dar (en especial los derechos a la igualdad y no discriminación) no tienen la posibilidad de ser limitados o disminuidos por las provincias apelando al federalismo. En este sentido se pronounció la Corte, entre otros muchos casos, en Verbitsky, Horacio s/habeas corpus, teniendo en cuenta 55 y 56.

  1. La educación religiosa en las academias públicas perjudica de forma negativa al derecho de pequeños y pequeñas a estudiar 

LEA TAMBIÉN:

  • EDITORIA: Apuesta por el ERE
  • la clase de Religión
  • Estadísticas de estudiantes de Religión en España 2012

Un Astronauta, La Ciencia I La Fe

Digo fe por el hecho de que la razón no basta para probar inexistencia de Dios ni, bastante menos, los argumentos del materialismo que sosten la hipótesis de Alfredo. Aún caso de que el deísmo fuera racionalmente falso (y fuera, mucho más bien, algún género de teísmo), un fiel afirmaría que su fe ni se valida ni se inutiliza con la razón (y menos aún, con una razón sostenida en los dogmas, no menos religiosos, del materialismo o el historicismo). Otro punto a tener en consideración es el de los pactos con la Santa Sede, que son tratados de todo el mundo que prevén que la asignatura se dé con el carácter de ordinaria. El incumplimiento de un pacto en todo el mundo es opuesto al Derecho En todo el mundo», recuerda María Roca. «En el momento en que estos pactos entran en vigor son asimismo Derecho de adentro y España es un país serio.

El fenómeno de la proliferación, en los últimos tiempos, de novelas esotérico-religiosas, al estilo del Código Da Vinci, es sintomático. ¡Cuántos se aprovechan del desconocimiento de varios católicos sobre la fe y sobre la narración de la Iglesia, para confundir la verdad con la ficción! La sepa de entendimientos básicos hace bien difícil distinguir entre lo que son fábulas, fantasías o asaltos a la historia ahora los valores de la Iglesia.

Deja un comentario