apologia de la verdad d ela religion cristiana pascal

JUAN PANTOJA DE LA CRUZ, SAN AGUSTÍ, 1601

Resumen La recepción de san Agustín en múltiples pensadores durante la historia, no solo es rastreable, sino es primordial para comprender los datos de las discusiones filosóficas y teológicas de la Modernidad. En la base de estas discusiones hay inconvenientes y resoluciones estrenados por el Obispo de Hipona. En el siglo XVII, heredero de la Reforma y la Contrarreforma, san Agustín proseguirá siendo un líder y su predominación se dejará sentir en Pascal y Descartes, la recepción que hagan, uno y otro, del creador de las Confesiones sea opuesta. En este trabajo, ya que, me ocuparé de la recepción de san Agustín o del agustinismo en Blaise Pascal. Keywords: Dios, hombre, filosofía, razón, fe, felicidad.

Noche de fuego

Blaise Pascal nació el 19 de junio de 1623 en la localidad de Clermont-Ferrand, en el centro de Francia. Su madre murió a los 3 años. Tras ello, su padre trasladó a la familia a París donde formó Blaise y su hermana. Ahora a la edad de diez años, Blaise se encontraba haciendo ensayos auténticos en matemáticas y ciencias físicas.

En 1640, a la edad de 16, publicó un elogiado ensayo sobre las partes del cono.

religión

Entre 1642 y 1644, Pascal desarrolló una máquina de cálculo a fin de que su padre pudiese emplearla en su trabajo, en tanto que era un recaudador de impuestos. Entonces inventó la jeringa, refinó el barómetro de Torricelli y creó la prensa hidráulica, un instrumento apoyado en un comienzo que llegó a conocerse como la “Ley de Pascal de la presión”. Efectuó trabajos esenciales sobre el inconveniente del vacío, y asimismo es popular por su trabajo sobre el cálculo de posibilidades. Asimismo se le atribuye la invención del reloj de pulsera y el trazado de la primera ruta de autobús a París.

Cuarto Periodo de tiempo: El Cristianismo en Enfrentamiento con el Racionalismo

Desde medidos del siglo XVII al XIX

El racionalismo—lugar de la razón humana como la fuente y medida de toda verdad conocible—no está, indudablemente recluído a ningún periodo de la historia humana. Existió desde los primeros días de la filosofía. Pero en la sociedad cristiana no se transformó en un aspecto destacable hasta mediados del siglo XVII, en el momento en que se reafirmó a sí mismo con apariencia de deísmo. Se encontraba asociado, e inclusive con un mayor alcance, reconocido con el de manera rápida creciente movimiento hacia una mayor independencia intelectual, la que, estimulada por la investigación científica provechosa, se halló a sí con seriedad lesionada por las angostas críticas de inspiración y también interpretación histórica de la Biblia prevalente en ese entonces. La Biblia había sido establecida como fuente eficaz de conocimiento no solo en temas de religión, sino más bien asimismo de historia, cronología y ciencia física. El resultado fue una reacción contra los elementos fundamentales del cristianismo.

Deja un comentario