animales mitológicos de la religion catolica que dan suerte

Como comentamos en productos precedentes, la sal fué un producto fundamental durante la Historia. A lo largo del mencionado Imperio De roma, sin ir más allá, la sal marina dio rincón a la creación de una ruta desde las salitreras de Ostia, una localidad que en la antigüedad se ubicaba en la boca del río Tíber, y exactamente la misma Roma. La famosa como Vía Salaria, cuya construcción se fija unos cinco siglos antes de Cristo, recorría 242 km entre la ciudad más importante y la costa del Mar Adriático y su paseo se encontraba custodiado por soldados a los que se les pagaba una parte de la su remuneración en sal (el popular como salarium argentum).

El prominente valor de la sal puede hacernos entender con sencillez que dado que esta cayese al suelo en el transcurso de un canje o un trueque fuera considerado prácticamente una catástrofe, el pensamiento de la mala suerte para la persona que lamentablemente vertía el apreciado tesoro. Y sucede que, lamentablemente, la sal no puede recogerse del suelo con la sencillez con que se recogen un puñado de monedas de oro.

Los egipcios atribuían a la diosa Isis haber trasmitido a los hombres este árbol, su forma de cultivo y el trámite de extracción del aceite. Para ellos, la simbología del olivo trascendía de la vida, ya que ponían una ramita de olivo en los sarcófagos de los finados.

El olivo desempeña un papel primordial en el origen mítico de Atenas. Según la historia de historia legendaria Atenea, la diosa de la Sabiduría, y Poseidón, dios del Mar, se disputaban por la soberanía de la región. Los dioses del Olimpo eligieron que concederían la localidad a quien generara la mejor obra. Poseidón, de un golpe de tridente, logró nacer de la roca un caballo y Atenea, con un lanzazo logró brotar un olivo lleno de frutos. Este árbol alcanzó la simpatía de los dioses y la novedosa localidad recibió el nombre de Atenas. Gracias a este mito, en la vieja Grecia la rama de olivo representaba la victoria, en verdad se daban coronas de ramas de olivo a los campeones de los Juegos Olímpicos.

Se encuentra dentro de los símbolos de la civilización india, donde representa la protección, el intelecto y la buena suerte. El elefante tiene un enorme concepto espiritual en país asiático, donde es admirado por su longevidad, su sabiduría y su fuerza, y por estar íntimamente relacionado con el dios Ghanesa. Es asimismo el símbolo escogido por las artesanas de Semilla para realizar uno de sus artículos mucho más populares y mucho más seleccionados como aspecto para bodas solidarias.

En la civilización india, el elefante se considera un asegurador del hogar y de la familia. Asimismo diríase que atrae la buena suerte y la abundancia; o que entrega longevidad y sabiduría. De ahí que muchos son los hogares indios que tienen una figura de un elefante en situación de marcha y con la trompa levantada. Se estima que el poder y el talento del elefante va a ayudar a eliminar óbices y lograr el éxito.

Es asimismo un símbolo de la unión familiar, puesto que la lealtad que este animal tiene hacia su conjunto representa para los indios el respeto hacia el círculo de la familia.

Prosigue leyendo sobre la celebración del día del Patrón de Irlanda:

  • Vivir la celebración de San Patricio en Irlanda
  • Patricio
  • La tumba de San Patricio

Fotografía Vía Flickr

Deja un comentario