amelñia valcarcel las religiones en el mundo conremporaneo 2

Hacer PDF de este producto.

La relación entre ciencia y religión es, indudablemente, entre los episodios mucho más esenciales de la crónica de la civilización occidental. Se dijo, acertadamente, que “en un sentido extenso, las fuentes de la razón y de la racionalidad en cualquier cultura o civilización están en la religión, la filosofía y la jurisprudencia. Estas esferas de alegato y también indagación, antes de la urgencia de la autonomía de la ciencia actualizada, interaccionaron entre sí para generar distintas amalgamas de alegatos racionales basados ​​en el lenguaje, las metáforas y el vocabulario propios de su campo de actuación» Toby Y también. Huff, The Rise of Early Modern Science. Islam, China y el West, Cambridge, Cambridge University Press, 2a ed., 2002. Empero, no es menos verdadero decir que la urgencia de la ciencia actualizada y su posterior autonomía no se causó en todas y cada una de las etnias, ni muchísimo menos menos. Es mucho más, solo pasó de manera completa a la occidental, y de manera bastante complicada y accidental.

cristianismo

Pero muy eficaz, hasta el punto de que desde la segunda mitad del siglo xix la ciencia y sus valores cognitivos se convirtieron en el método mucho más recibido para evaluar todas las otras maneras de conocimiento. La civilización occidental, en su sentido mucho más extenso, introduciendo tanto la cosmovisión que le resulta propia como la iniciativa que contamos los occidentales de nuestro pasado, presente y futuro, se vió intensamente modificada desde el siglo xvii conforme lo que fué aceptándose como entendimientos válidos se ha forjado primordialmente cerca de los valores cognitivos de la ciencia, valores que se estaban construyendo frecuentemente paralelamente con la religión e inclusive forzados por cuestiones de naturaleza precisamente teológica, cosa que los especialistas han llamado la incorporación de la filosofía natural en la teología natural, algo característico y único de la teología cristianaSobre la urgencia de la ciencia y de la modernidad como producto de la naturalización de la teología cristiana, véase Stephen Gaukroger, The Emergence of en Scientific Culture. Science and the Shaping of Modernity, 1210-1685, Oxford, Oxford University Press, 2006, tal como Álvaro Angosto-Gal, «La furia de nuestros abuelos», Antes de Cristode las Artes y las Letras, 24 de febrero de 2007. racionalidad en la teología de las tres religiones del libro, y las raíces helenísticas de la cristiana, véase Fernando Peregrín Gutiérrez, «La racionalidad en el islam y en Occidente. A propósito del alegato de Benedicto XVI en Ratisbona», Cuadernos de Pensamiento Político, núm. 14 (abril-junio de 2007), pág. 185-202..

Aportaciones a la vida en el mundo

Evaristo Villar

Religión y ética fueron en la historia ámbas vías de ingreso en la materialización de los sueños de convivencia y vinculación con la tierra de los humanos. Desde su complicada relación en el presente, cabe preguntarse si su interrelación podría darnos unos mínimos compartidos que nos dejen ofrecer cuerpo a un emprendimiento de Ética Mundial

Deja un comentario