actividades celebrar la navidad en clase con diferentes religiones

Recobrar la vida diaria, la promesa y la alegría tras un largo periodo desequilibrado representa el mayor deseo en esta temporada. La Navidad es el tiempo de ofrecer y recibir muestras de amor y agradecimiento. Es un instante para destacar la espiritualidad, los valores y pensar sobre la relevancia de la familia, las bondades recibidas y los sentimientos de nobleza hacia el prójimo.

A días de terminar el semestre escolar, profesores, alumnos y red social por norma general, ponen su esfuerzo y entusiasmo en ordenar con ímpetu las fiestas navideñas. Muchas academias reciben a estudiantes de distintas etnias y etnias y qué mejor instante para apreciar y festejar esta variedad cultural. Ahora, ciertas ocupaciones que se tienen la posibilidad de efectuar como una parte de estas fiestas navideñas.

Prácticas y tradiciones navideñas

Entre las prácticas y tradiciones de las fiestas navideñas, se tienen la posibilidad de nombrar los próximos:

      La celebración frecuenta iniciar de Navidad, por norma general un pino, que se adorna con decoraciones y luces. En la víspera de Navidad, se ponen bajo el árbol regalos para los pequeños y otros integrantes de la familia.
    • En varios sitios asimismo se arman pesebres, pequeñas representaciones del nacimiento de Jesús según los evangelios, con figuras que representan a su madre María, san José, los pastores, los reyes magos y los animales. La figura de Jesús se pone el día de Navidad. Asimismo es común que se efectúen teatralizaciones con personas, llamadas “pesebres vivientes”.

      religión

    • Las iglesias cristianas de rito de roma festejan 4 misas de Navidad. En España y América latina se frecuenta ayudar a la de medianoche, famosa como Misa de Gallo.
    • La noche del 24 de diciembre, llamada Nochebuena, se acostumbra festejar una comida con familiares y amigos. Y, en varios sitios, el acercamiento se reitera a mediodía del 25.
    • En la civilización occidental, existe la historia de historia legendaria según la que, a lo largo de la noche del 24 y la madrugada del 25 de diciembre pasa por las viviendas un personaje que deja regalos a los pequeños. Este personaje recibe distintas nombres según la zona: Santa Claus, San Nicolás, Papá Noel y el Viejito Pascuero, deriva del culto de san Nicolás de Bari, un beato que vivió en el siglo IV y se caracterizaba por su generosidad.

    Un instante para los valores

    Con independencia de que haya fe, se recuerde el hecho histórico o ninguna de ámbas, para Sánchez, de la misma para la sicóloga de la Facultad Abierta de Catalunya (UOC) Amalia Gordóvil, cada familia «debe buscar la congruencia en sus valores y ver qué sentido tiene la Navidad para ellos como familia». Gordóvil, sicóloga familiar asimismo en el centro Grat, piensa que en el momento en que no hay un sentido de fe «se puede explotar para trasmitir valores, los que la familia desee y defina entre todos, pero que tienen la posibilidad de ir desde la solidaridad, la tolerancia a la diversión, algo que para cada familia sea esencial».

    Para Gordóvil, los ritos importan «pues aportan seguridad y congruencia a los pequeños», con lo que ofrece una actividad como punto de inicio en estas datas para ofrecer sentido a las fiestas. «Es buen instante para sentarse juntos a toda la familia y llevar a cabo un escudo familiar. Un mural en el que, a través del diálogo de todos, queden reflejados los valores de la familia, quiénes somos y qué nos atrae de nosotros».

Deja un comentario