a qué religión pertenece el grupo testigos de jehová

Al percibir la denominación Testimonios de Jehová prácticamente instantaneamente se piensa en los misioneros que van de casa a casa para predicar. ¿Por qué razón lo hacen? «Nos fundamentamos en Mateo 28:19, 20, donde diríase que hay que proceder a llevar a cabo acólitos a gente de todas y cada una de las naciones», dice Rodas. Ciertos realizan estas ocupaciones a tiempo terminado —a ellos son conocidos como predecesores—. Otros son predecesores regulares, que consiguen trabajos de media día y dedican el resto a la obra misionera. Para finalizar, los predecesores destacables, quienes van a los sitios que piensan con mayor necesidad. En 1943 se creó la institución de capacitación para misioneros llamada Escuela Bíblica de Galaad, que forma parte a la WatchTower and Tract Society, con base en Pensilvania, que es una empresa no rentable donde los Presentes de Jehová se valen legalmente para respaldarse se internacionalmente. La obra misionera es quizás algo mucho más bien difíciles, puesto que se dan a conocer a varias cosas. Carlos M, que elige omitir su auténtico nombre, es un extestico que recuerda aquellas jornadas al lado de su madre. “Había gente que abría la puerta y nos daba agua y comida. Afirmaban que no les importaba de qué religión fuésemos, siempre y cuando charláramos de Dios”. Esto era en el momento en que les iba bien, pues otros los insultaban o mandaban en el infierno. «Estas cosas eran realmente fuertes, y mucho más para los pequeños», confiesa. «En ocasiones nos hallábamos con unas de esas señoras hipercatólicas y, verdaderamente, nos lanzaban agua o te quitaban al perro», añade. El locutor Rolando Enrique Cordón asimismo fue integrante de esta congregación, hacia la década de 1950. Ten en cuenta que en algún momento le lanzaron piedras o estaba con curiosos rótulos en las viviendas que afirmaban: “Aquí somos católicos y no admitimos los Testimonios de Jehová. Somos de María y no admitimos ninguna predominación”. Un prominente porcentaje de personas abre la puerta, según Rodas, el 80%, si bien confiesa que en este momento es mucho más bien difícil por la inseguridad que perjudica al país.

Entre lo controversial de esta red social domina la prohibición de recibir transfusiones de sangre, en tanto que señalan que esto está escrito tanto en el Viejo como en el Nuevo Testamento. “Por Dios, la sangre representa la vida; obedecemos al orden bíblico de abstenernos por respeto a Él”, dice Rodas. La base para esto es Génesis 9:4, Levítico 17:diez, Deuteronomio 12:23, y Hechos 15:28, 29. En este último, por servirnos de un ejemplo, se lee: “Por el hecho de que ha semejado bien al Espíritu Santurrón, ahora nosotros, no impondrán ninguna carga mucho más que estas cosas primordiales: que se abstengan del sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las que cosas si se guardarán, bien vas a hacer”. (Versión Reina Valera 1960). Frente esto, cada Testimonio de Jehová almacena en su bolsa o cartera un archivo firmado donde señala que, bajo ninguna situación, se le practique una transfusión, si bien fuera médicamente precisa. Asimismo tienen coto festejar cumpleaños por el hecho de que están persuadidos de que Dios no desea que lo hagan. «La Biblia no lo prohíbe de forma directa, pero nos ofrece ciertas claves», afirma Rodas. “Para nosotros, los cumpleaños se fundamentan en opiniones religiosas falsas; además de esto, los primeros cristianos no los festejaban y, más que nada, la única conmemoración que se nos logró rememorar es la desaparición de Jesús —lo festejan cada 14 nisan. El cálculo es complejo pero coincide con entre los días de la Semana Santa católica”. Para esta ocasión particular, los convidados se pasan uno a otro el pan sin levadura y el vino tinto, los que representan el cuerpo y la sangre de Cristo. Absolutamente nadie lo come o bebe, salvo salvedades. Carlos M. asegura que la prohibición de los cumpleaños, entre otras muchas cosas, le afectó en el momento en que era pequeño. “No te deja ser una parte de múltiples cosas; no puede festejarse ni el cumpleaños de los amigos; tampoco la Navidad… Me perdí de varias cosas”, cuenta. «De ahí que, frecuentemente cuesta cuadrar a la sociedad». Tanto en lo que se refiere a los 13 años comenzó a tener arduos problemas en la escuela. «Por el regular sacaba buenas puntuaciones, pero para mi padre no podía ser portaestandarte, en tanto que esto habría concepto cargar una bandera, lo que, entre los presentes, se considera idolatría», dice. De hecho, los Presentes de Jehová no forman parte en actos civiles. “No desfilaba ni cantaba el Himno Nacional ni hacía la jura en la bandera; habría sido simple no llevarlo a cabo, pero después los instructores no entendían y me castigaban realizando llanas de que debo respetar la bandera o cosas afines; además de esto, mis progenitores, toda vez que había una actividad de este género, debían mandar una carta prácticamente a todos y cada uno de los instructores enseñando las causas”, muestra Carlos M. Para Cordó asimismo fue difícil conjuntar ser Testimonio de Jehová con su inclinación por el arte y sus ideologías políticas. De esta cuenta, entre finales de la década de 1950 y principios de 1960, renunció a la congregación. «Participé de las Jornadas de marzo y abril de 1962, las que fueron de pelea académico y habitual en oposición a la dictadura militar de Miguel Ydígoras Fuentes», refiere. “Siendo testigo, no ha podido llevarlo a cabo”. Tampoco forman parte en política ni conflictos bélicos. Aun, para las selecciones de cargos públicos, asisten a ejercer el derecho al voto pero lo anulan, ya que para ellos, el único gobernante es Dios. “Lo que es imposible denegar es que cada testigo procura ser ejemplar en su historia, desde no pasarse los semáforos en colorado hasta abonar sus impuestos a tiempo”, acepta Carlos M. “Al César lo que es del César; a Dios lo que es de Dios”, resalta Rodas.

Existen algunos mitos sobre el ostracismo. Hay salvedades, como es la situacion de los familiares convivientes. Es lamentable para las dos partes. La meta es resguardar la congregación y contribuir a los pecadores a arrepentirse.

por Massimo Introvigne

Producto 3 de 6. Leer el producto 1 y el producto 2.

Deja un comentario