5 razones para enseñar religión en la eso y bachillerato

El estatuto académico de la enseñanza de la religión (así sea católico o de otras confesiones que tienen pactos con el Estado) todavía es un tema no solo de enfrentamiento, sino más bien de confrontación política en España. La optimización relativa del estatus de la religión en la reforma didáctica del gobierno del Partido Habitual (Ley Orgánica para la Optimización de la Calidad de la Educación, LOMCE) en relación a la legislación previo (Ley Orgánica de Educación, LOE) volvió a soliviantar a los incondicionales de remover la religión del currículo académico.

¿Es viable en España un enfrentamiento serio sobre el tema? Ajeno de prejuicios u opciones ideológicas, ¿puede enmarcarse la discusión solo en términos jurídicos y académicos? Los razonamientos contrarios a la enseñanza religiosa en la escuela acostumbran a carecer de rigor tanto jurídico como académico. El primordial razonamiento contra la enseñanza religiosa escolar es el eslogan «Fuera la Religión de la Escuela», lo que oculta la defensa de un modelo tan confesional (el laicista) como imponer a todos la enseñanza de la religión.

Esto no tiene que ver con igualdad de derechos, sino más bien de ofrecer un privilegio a los gays

Esto es, hay igualdad, pues heterosexuales y gays están en su derecho a casarse libremente, mientras que sea con personas del sexo contrario.

islam

Igual para todos.

En el apartheid la gente de distintas etnias tienen distintas autobuses. Cada uno de ellos puede subir libremente al colectivo que quiera, al tiempo que sea un autobús pertinente a su raza.

islam

Igual para todos.

El trabajo teorético y práctico de la investigación

El procedimiento que guió la investigación fue el de la participación-acción crítica y reflexiva, que tiene presente el ‘ser’ y el ‘ tener que ser ‘. En el primer caso, el ‘ser’, identificaron lo que pasaba con el ERE en todos y cada institución consultada, a través de una encuesta a directivos, conjuntos focales completados con alumnos de 6º y 10º grados y entrevistas semiestructuradas a los instructores de educación religiosa. Escogieron instituciones oficiales situadas en lo que Balancee llama “la Colombia profunda” o de la periferia: en 2 ciudades de Bolívar, tres de Norte de Santander, seis de Nariño y tres de Putumayo. “Son instituciones en las que hallas todas y cada una de las deficiencias: los instructores que enseñan educación religiosa no son licenciados ni en educación religiosa ni en teología; frecuentemente son instructores de otras áreas, aun de dibujo o educación física; los contenidos escritos que usan están desactualizados; no hay trabajo en grupo entre los propios instructores ni con los líderes de otras confesiones religiosas”.

En la situacion del “deber ser”, los estudiosos partieron de la propuesta de la vigencia de la teología y la pedagogía liberadoras y, por consiguiente, consideraron que era viable meditar en una “educación religiosa liberadora” . De ahí que, «la educación religiosa en visión liberadora es dialogante, crítica, reflexiva y crea conciencia al sujeto».

Deja un comentario